Escalando la inversión verde: el rol de obras por impuestos*

*Redactado por Rocío García García-Naranjo, Coordinadora del Componente 3 “Mecanismos Financieros” del Proyecto de Apoyo a la Gestión del Cambio Climático

El día 25 de octubre, en el marco de Nexos +1, representantes del MEF, ProInversión, sociedad civil y distintas empresas privadas, se reunieron para hablar sobre inversión verde. La primera parte de la sesión tuvo como objetivo llegar a un entendimiento común sobre lo que usualmente denominamos como inversión verde. Las entidades públicas resaltaron el marco para inversión pública en materia de diversidad biológica y servicios ecosistémicos establecido en los últimos años y se enfatizó el gran avance que este marco significa para destrabar inversiones en el sector ambiental. Se señaló, sin embargo, que existen muchas más herramientas para invertir en proyectos con impactos positivos en el ambiente, por lo que esta sesión sirvió para uniformizar el conocimiento en torno a los diversos tipos de intervenciones.
Se apreció un gran consenso al definir proyectos verdes como proyectos cuyos impactos no deben quedarse en lo ambiental, si no que deben ir más allá. Así, se señaló que la protección ambiental también debe tener un impacto positivo en la provisión de servicios públicos, en la mejora de las prácticas productivas, en la modernización y adecuación de la infraestructura a su entorno, entre otros.
Uno de los enfoques planteados en esta oportunidad, es que lo proyectos verdes no deben limitarse a aquellos proyectos 100% “verdes” si no a aquellas intervenciones verdes que son componentes integrales de proyectos más grandes, cuyo enfoque no es únicamente la protección ambiental. Con prácticas de este tipo es posible reducir los impactos ambientales negativos o mejorar las prácticas tanto en el diseño como en la ejecución de proyectos. Riego tecnificado y generación eléctrica a través de energías renovables, fueron algunas de las muchas alternativas que los representantes del sector privado sacaron a relucir para ejemplificar ese tipo de intervenciones con un componente verde.
Un segundo momento de la sesión se centró en el potencial uso de la herramienta de Obras por Impuestos (OxI) como un catalizdor para incrementar los recursos de inversión en el sector ambiental. Los representantes del sector público recalcaron que desde el 2014 es posible realizar inversiones en materia ambiental a través del mecanismo de obras por impuestos y que las inversiones no tienen porque estar únicamente centradas en obras, si no que cualquier tipo de proyecto de inversión (como capacitación, entre otros) puede ser considerado.
Los asistentes calificaron al mecanismos de OxI como una gran oportunidad tanto para el sector privado como para el sector público, debido a los múltiples beneficios que trae. A pesar de las dificultades señaladas por algunos de los participantes, se compartieron experiencias sobre iniciativas del sector privado para invertir en áreas naturales protegidas a través del mecanismos de OxI. Estás experiencias sentarán un precedente importante en la discusión en torno al financiamiento ambiental y, sin duda, potenciarán el rol del sector privado.